Colombia Bio

Nuevas especies se han descubierto

Los seres humanos tenemos la fortuna de compartir el planeta tierra con un sinfín de criaturas increíbles, sin embargo, a pesar de que los científicos llevan siglos buscando especies nuevas por todo el mundo, aún no conocemos todas las que existen en la diversidad global.

En Colombia, el segundo país más biodiverso del mundo, varios investigadores se han embarcado en las expediciones de Colombia Bio, para explorar ese tercio del territorio nacional al que nunca se había podido llegar y descubrir nuevos seres.

Luis Eladio Rentería, especialista en Gerencia de Recursos Naturales, Maestro en Ciencias Biológicas, docente de la Universidad Tecnológica del Chocó e Investigador Asociado II del Instituto de Investigaciones Ambientales del Pacifico, viajó al Cerro Tacarcuna-Serranía del Darién, con el objetivo de conocer los ecosistemas estratégicos que allí se encuentran, para su sorpresa y la de sus compañeros descubrieron mucho más que eso.

En medio de la riqueza natural abrumadora del lugar, haciendo una de las acostumbradas caminatas en busca de los diferentes microhábitats, a altas horas de la noche se encontraron con una serpiente que se caracteriza por presentar un cuerpo muy delgado y un dorso comprimido lateralmente, con un patrón de color marrón o amarillento acompañado de motas negras que dan a entender su hábito nocturno y arborícola.

Durante toda la expedición la llevaron con ellos, pensando que se trataba de una serpiente común, sin embargo, al regresar a sus lugares de origen, en medio del conteo de escamas se encontraron con la sorpresa más grande de sus vidas al darse cuenta que habían redescubierto una especie y que este sería el primer registro de ella en Colombia.

Eladio, quien entiende la ciencia como el arte de descubrir y crear a partir de la generación de conocimiento considera que lo importante de estos hallazgos radica en que se convierten en grandes aportes sobre la biodiversidad en nuestro país y con ellos se hace más viable cuidarla y preservarla.

Con su experiencia en la expedición confirma que su papel como científico e investigador es contribuir al desarrollo del país, a través de la generación de información que permita la toma de decisiones y la creación de políticas públicas nacionales en materia ambiental y de desarrollo sostenible, orientadas a promover el progreso colectivo de los habitantes de esta nación.