Mentalidad y cultura

El Programa Ondas les permite a nuestros niños descubrir un mundo nuevo

Caso de Éxito: Luis Emiro Ramírez, Docente y CoInvestigador Ondas

El maestro es un transformador de vidas, así define Luis Emiro Ramírez su trabajo como docente. Luis, quien trabaja en la Institución Educativa Avenida El Caraño, en Florencia, Caquetá, es uno de los cientos de profesores que trabajan de la mano con el Programa Ondas y los niños del país, fomentando el amor por la ciencia y generando iniciativas de transformación en las diferentes regiones.

“El impacto de la investigación a nivel educativo es muy fuerte, los muchachos entran a un mundo donde todo es posible, donde los sueños se hacen realidad”, asegura Luis, quien fue reconocido en el año 2017 por implementar la mejor experiencia pedagógica en el área amazónica.

El Programa Ondas ha transformado su vida y la de sus estudiantes, al encontrar nuevos caminos y didácticas dentro y fuera de las aulas de clases, con el desarrollo de proyectos de investigación que impactan en la sociedad.

“El Programa Ondas ingresa en la educación una semilla, la de la indagación, lo que termina siendo una herramienta educativa muy fuerte, ya que moviliza puntos de investigación, los niños tratan de encontrar a través de una hipótesis nuevos conocimientos”, afirma.

Su amor la docencia y la ciencia, le abrieron las puertas a Luis para ser reconocido como uno de los 50 mejores docentes del mundo, según el Global Teacher Prize, por ser coinvestigador en proyectos como la  Agromática, de alertas tempranas que minimizan el riesgo de desastres por inundaciones, y el 'medidor de clorofila' que mide el estado de salud de una planta

“El docente es como una catapulta que lleva en sus hombros el deber de una nueva generación”, dice.