Investigación

Diego Silva, un becario en el exterior con impacto en el desarrollo de Colombia

Diego Silva

En el 2008, Diego Silva Ardila tomó una decisión trascendental que cambiaría su futuro profesional. Se postuló en la Convocatoria Fulbrigh-Colciencias para estudios doctorales en Estados Unidos, con el objetivo de fortalecer su carrera en una de las universidades más reconocidas del mundo.

Silva, que ya contaba con estudios de pregrado en Historia y Economía, además de Maestrías en Economía y en Análisis de Problemas Políticos y Económicos Internacionales, fue uno de los beneficiarios de la convocatoria y emprendió su primera experiencia en el exterior.

Inició su doctorado en Planeación y Política Urbana en la Universidad de Illinois de Chicago, con el compromiso de regresar a Colombia para aportarle al desarrollo y la investigación del país.

“El salir me permitió ver el mundo de otra manera, tuve la fortuna de estudiar en Chicago que es una ciudad donde puedes tener contacto con gente de todo el mundo, compartía con personas de Nigeria, Emiratos Árabes, México, entre otros, esto me enseñó muchísimo”, cuenta Diego.

El trabajo de grado lo desarrolló en movilidad de políticas públicas urbanas teniendo en cuenta su territorio. “Me interesaba cómo una política pública urbana de una ciudad se llevaba a otra ciudad, el caso particular que estudié fue el de Transmilenio, la multiplicación de este en Colombia, en Bucaramanga, Cartagena y otras ciudades del país”, explica.

Tras su regreso a Colombia en 2012 y con el doctorado culminado, puso sus conocimientos al servicio del país y ejerció cargos como subdirector del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), presidente del Consejo Directivo del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC), director del Instituto Municipal de Cultura y Turismo de Bucaramanga, entre otros.

Hoy en día difunde su conocimiento en la academia y es pionero de un programa de pregrado sobre “gestión y desarrollo urbano” en la Universidad del Rosario, el único de su tipo en Colombia, en el que se piensan las ciudades y se desarrolla investigación en temas urbanos.

“La beca con Fulbright y Colciencias en Estados Unidos impactó mi ámbito profesional de muchas maneras, fundamentalmente enriqueció mi carrera académica, obtuve el máximo nivel que se puede obtener en la academia, aprendí sobre investigación, sobre docencia y enriqueció el proceso que he llevado a lo largo de mi vida”, concluye Silva.